Buscando el amor



«¡Dime qué dices, mar, qué dices, dime!»
Miguel de Unamuno


A Alma Zavala

Las corrientes marinas con voz armoniosa
se estremecen a impulso de la brisa fugaz;
la luminosa luna tranquila y hermosa
con hoguera dudosa
refleja en las ondas su descolorida faz.

La amante olvidada,
a la playa llegó desolada
buscando a su amor:
¡la brisa que ayer disfrutaba,
ahora a su cuerpo sopla el dolor!

Ayer alegre, brillante veía
dorado horizonte y dicha sin fin...
ahora melancolía;
¡en noches de tormentas y cruel agonía 
en noches de neblinas, habrá de morir! 

Sutil, sublime, tras nítido velo, 
figura de duelo, 
la pobre mujer su pié deslizó: 
con voz de mensajera del cielo 
en sueño inspirado de amor susurró: 

«¡No tardes! La noche está hermosa,
la luna te ofrece su tierno resplandor
y tienen los mares su voz melodiosa,
y tiene mi corazón tesoros de amor.

«Te espera la noche estrellada,
te esperan las ondas llenas de gratitud; 
ven que te llama suplicante tu amada,
a mi alma regrésale la anhelada salud.

«¡Pregunto a la brisa, pregunto a las estrellas,
mientras busco en las sombras tu imagen fugaz;
pregunto a las olas.... pero ninguna de ellas
me responden… jamás encontraré la paz!»

Si el viento piadoso llevarte pudiera
la queja final del alma que vive en tu amor;
si en esas suplicas de amor recibieras,
mis tristes suspiros y mi último adiós.

Rodeada de flores se mira una losa,
las ondas marinas la cobijan en paz:
bajo ella la doliente mujer reposa,
con ella la muerte cubrió su faz.

Su nombre repite la voz del poeta;
cantares le entona de cariñoso dolor,
y en torno a su tumba atravesándola inquieta
la corriente susurra: «aquí yace el amor.»


© Elvis Dino Esquivel

Imagen: Erika Mejía

2 comentarios:

  1. Muy romantico, me encantó, es dulce en toda su creación

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Sí, trabajo en El Universal, de hecho entraste a mi portafolio de trabajo, así que puedes ver ahí lo que llevo de carrera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar